VIDEO PRESENTACION JULIO IGLESIAS LIVE

SELECCIONA TU IDIOMA

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

19 ago. 2015

Julio Iglesias dará concierto en Mérida

Julio Iglesias dará un concierto en Mérida, en el Coliseo de Yucatán el próximo 3 de octubre a las 21:00 horas.

Su disco "México-Julio Iglesias" es un tributo al país y saldrá el próximo 18 de septiembre. 

El cantante español cuenta con una trayectoria de 47 años, múltiples premios y millonarias ventas de discos. Su primer sencillo es "Fallaste Corazón".

La venta de boletos comenzará el próximo lunes 17 de agosto a las 10:00 horas.

Julio Iglesias ha ganado premios como el Grammy y Grammy Latino, World Music Award, Premio Billboard, Gaviota de plata, ASCAP, American Music Award y Premio Lo Nuestro entre otros.

Julio Iglesias actuó en la Plaza de Toros

Sábado, 15 de agosto de 2015 - Edición impresa 

Julio Iglesias se presentará en Mérida el 3 de octubre en el Coliseo Yucatán, pero no será la primera vez que pise tierras yucatecas, pues en la década de los 70, el artista tuvo una presentación en la Plaza de Toros Mérida, afirma Fernando Ortiz Yam

En entrevista, Ortiz Yam, quien entonces era estudiante de Ingeniería Industrial del Instituto Tecnológico Regional de Mérida, señala que la mesa de pasantes de esa carrera organizó el concierto. Aunque no recuerda la fecha exacta que el cantante se presentó, dice que fue entre 1974 y 1975.

En ese tiempo, señala, había dos mesas de pasantes encargadas de organizar eventos para recaudar fondos, una de ellas era la de Carlos Flores, promotor del concierto de Julio Iglesias, y otra de Carlos Campos, quien por esa misma época presentó a Sandro de América.

Fernando Ortiz recuerda que la Plaza de Toros Mérida fue abarrotada.

Y rememora la charla que sostuvo con el artista minutos antes de salir al escenario, pues Julio Iglesias, al ver el recinto lleno, le dijo sin modestia: ‘Estoy seguro que nunca antes se había llenado así está plaza, ¿verdad?’”.

Comparte que el cantante estaba contento del trato que se le había dado y de que lo hubieran llevado a visitar una zona arqueológica, pero no recuerda si fue Uxmal o Chichén, ya que él permaneció en Mérida para apoyar con detalles del concierto.

Lo que sí tiene fijo en la memoria, es que el artista tenía la cara como un tomate, por los efectos del sol durante la visita a la zona arqueológica, y así se presentó ante el público vistiendo traje de terciopelo negro con camisa blanca y corbata obscura, para cantar durante aproximdamente hora y media.

En ese tiempo, apunta que Julio Iglesias ya era un artista reconocido y llegó con guardaespaldas.

Muy delgado y de cabello largo, es como recuerda al cantante en aquella época.

Según datos encontrados en internet en 1973 el artista ya tenía 10 millones de discos vendidos, y su canción “Por el amor de una mujer“, escrita por Danny Daniel e inspirada en la actriz argentina Marcia Bell era un éxito alrededor del mundo y ocupaba los primeros lugares en Europa, África, América Latina, Asia, Estados Unidos y Canadá.

Ese año, realizó giras por Europa, América Latina y Canadá y tuvo su primera presentación en el Carnegie Hall de Nueva York.

En 1974 y 1975 continúa con giras internacionales.— Iris Ceballos Alvarado

De un vistazo

El concierto

La realización del espectáculo fue para recaudar fondos para la compra de los anillos de graduación y los gastos del viaje de prácticas que realizarían los pasantes de Ingeniería Industrial de la generación 1971-1976, según datos de Fernando Ortiz Yam.

27 jul. 2015

“Mis amigos me mandan ‘memes’ y tienen una gracia increíble”

Julio Iglesias lanza nuevo disco. Y lo sabes. Además de por su voz, es, a día de hoy, un fenómeno viral gracias a sus conocidos memes. "Me río mucho con ellos. Todos mis amigos me mandan memes de estos al móvil y algunos tienen una gracia increíble", comenta Julio al ser preguntado, cómo no, por esas imágenes cómicas de las él es protagonista. "Algunos me parecen un poquito regulares y otros me divierten", añade.
El afamado cantante español ha atendido a los micrófonos de Hoy por hoy para hablarnos de su último lanzamiento México. Julio Iglesiasun recopilatorio de canciones tradicionales mejicanas versionadas con un "estilo contemporáneo" y que verá la luz el próximo 18 de septiembre.
"Este álbum no es para mostrar temas mejicanos poco conocidos, sino para cantar las canciones más populares de Méjico con un estilo más moderno", afirma Julio, confiado de que ha sido un acierto volver a la música en castellano tras varios discos grabados en inglés.
Siempre ligado a Latinoamérica, reconoce ser un enamorado de la cultura mejicana y considera que las producciones musicales realizadas en este país en los años 40, 50 y 60 son "la música latina más emocionante de todas".
En cuanto a su familia, confesó que no pensaba que su hijo Enrique fuera a ser cantante. "No lo pensaba porque siempre se escondía. Cantaba sin que lo supiera. Ahora tampoco me cuenta nada de sus hijos mayores", señala.
Madridista confeso, el artista español se mostró indignado con la marcha de Iker Casillas del Real Madrid. "Es una injusticia total. Es algo que nace del propio estadio que, durante año y medio, le ha estado pitando. Es horrible y una vergüenza que se le pite a uno de los mejores de la historia en su propio feudo", apunta Julio.

Al tanto de la situación política

Son momentos de cambio en el panorama político español y, aunque viva su día a día de país en país, Julio Iglesias no vive ajeno a la actualidad. "Es complicado valorar la situación porque aún no he visto trabajar a los nuevos partidos", señala el cantante.
A su juicio, las fuerzas políticas tradicionales se han "descuidado" y "han fallado a la hora de comunicar sus políticas". No obstante, confía en que "los nuevos partidos políticos despierten a los de siempre".

Una noche con Julio Iglesias

-"¡A ver!, ¿Dónde está el periodista? ¿Eres tú el periodista, blanquito?
-"Sí, Julio. Soy yo", es lo único que acierto a decirle con cara de alelado.
Con su mano derecha -la de los gestos- estrecha la mía y con la izquierda -la del micrófono- me arrea un sopapo que me despierta parcialmente del shock en el que llevaba desde que me llamaron al móvil para preguntarme: "¿Quieres cenar esta noche con tu ídolo?".
Julio Iglesias acaba de presentar ´Fallaste corazón´, el primer single de su próximo disco: un álbum con 12 canciones dedicadas clásicas de México, pero cantadas al estilo de Julio. Un disco que saldrá a la venta en septiembre y que el propio Julio me avanzó durante una cena que compartí con él en Cascais (Portugal). "Mira flaco, he grabado el mejor trabajo en la historia musical de México. Y no es que lo diga yo, es que me lo han dicho ellos. Invité a mi casa a representantes del gobierno mexicano. Les puse las canciones mexicanas de hace 50 años, después oímos versiones de artistas mexicanos y en cuanto escucharon mi nuevo disco me ofrecieron un contrato para una gira de conciertos institucionales por México". Me lo contó con orgullo -va a ser embajador de un país donde a los españoles les siguen llamando peyorativamente ´gachupines´-, pero también con el escozor y la resignación de que gente importante de España nunca le haya llamado para hacer algo así.
Creo que todo el mundo tiene alguna pasión en la vida. Algo que complementa a su familia y su trabajo. La mía se llama Julio Iglesias. Hace tiempo que me prometí verle en concierto, al menos, una vez al año hasta que él o yo fallemos por causas de fuerza mayor. Esa promesa me ha llevado a verle cantar casi en toda España (Valencia, Lucena, Mérida, Valladolid, León...) pero cuando se ha dado el caso de que las fechas en España no me cuadran, he mantenido mi promesa viajando a Bulgaria, Holanda, Portugal... Precisamente en Lisboa toqué techo.
El pasado mes de mayo moví los hilos precisos para gestionar ese encuentro. En teoría nos íbamos a ver un viernes y el encuentro iba a consistir en estrecharnos la mano e intercambiar algunas palabras en su hotel, pero por culpa de un fuerte dolor de espalda Julio canceló la cita justo cuando yo estaba embarcando en el avión que me llevaba a Lisboa. Llegué a Portugal con la moral por los suelos.
-"Tiene que sentirse realmente mal para no venir, pero ten por seguro que mañana va a dar señales de vida", me aseguraban. Y lo hizo. Cuatro horas antes del concierto recibí la llamada que esperaba:"¿Quieres cenar esta noche con Julio Iglesias? Pues procura estar pendiente del móvil y te diremos cómo quedar".
Julio congregó a 25.000 espectadores en el Meo Arena y en mitad del concierto sonó mi teléfono. "¿Señor Hernández?, acuda inmediatamente a la rampa norte del pabellón", me dijo una voz en portugués. Me faltó tiempo para salir corriendo hacia el punto de encuentro. Allí saludo a mi intermediario y me meten en un ascensor junto a la Infanta Margarita. Generalmente los silencios incómodos en los ascensores se rompen con frases del tipo "¡Qué buena noche se ha quedado!" o "parece que ya hay hambre", pero con un Borbón...
-"Buenas noches, Infanta. ¿Le ha gustado el concierto?", le pregunto.
-"Sí, pero no ha cantado la de Nathalie", me dice, a lo que su acompañante añade: "Y mira que la ha pedido usted a gritos".
El ascensor nos llevó a la zona de camerinos. Allí acomodan a la infanta junto a la puerta del vestuario del cantante y nos piden que esperemos porque Julio Iglesias sigue cantando.
A lo lejos escucho el sonido de ´Me va, me va´ y para los que conocemos el repertorio significa que el show va a terminar. En efecto, a los pocos segundos Julio Iglesias aparece por el pasillo. Viene empapado de sudor y con cara de enfado. La gente que le esperaba se queda totalmente callada hasta que un colaborador del cantante sale del camerino para decir que Julio no va a recibir a nadie. Tras soltar la ´bomba´ a las 15 personas que estaban esperando me busca con la mirada y me pregunta: "¿Eres el que va a cenar con él? Te voy a decir el restaurante al que tienes que ir yendo". Me lleva a una salita vacía y me habla en voz muy baja: "No te lo puedo decir ahí afuera porque hay demasiada gente escuchando. El restaurante se llama Mar do Guincho y está a unos 40 minutos en coche, así que ve yendo".
A la salida del pabellón me espera un chófer y comparto el coche con otros dos comensales invitados por Julio Iglesias: un alto directivo de una multinacional de las telecomunicaciones -que resultó ser paisano mío- y su pareja.
Cuando llego al restaurante son cerca de la 1:30 de la noche en Portugal y está totalmente cerrado, aunque dentro hay luz. Telefoneo para avisarles de que estoy esperando en la puerta y hasta me hago gracia al oírme decir: "Buenas noches, tengo una reserva a nombre de Julio Iglesias y estoy en la puerta". ¡Cómo suena eso!
Los camareros no me conocen, pero pensarían que ´si cena con Julio Iglesias éste debe ser un tipo importante´, así que nada más cruzar la puerta me agasajan y me plantan una copa de oporto en la mano. Yo suplico por agua. Los nervios me han dejado la boca como un estropajo y la espera se me está haciendo larga. "A ver si al final se echa para atrás y no viene...".
Son casi las 2:30 de la noche y por los ventanales del restaurante veo como una caravana de focos se acerca. Ya no hay duda, es él.
Yo ya había leído a muchos periodistas y amigos del cantante que aseguran que Julio Iglesias es un conversador excepcional, y que un cara a cara con él impacta mucho, pero ahora puedo dar fe de ello.Nada más verle entrar en el comedor ya te llega el efecto de un carisma arrollador. Es como una onda expansiva que nos tumbó a todos, incluso al que me venía diciendo por el camino: "Comprendo que a ti te haga ilusión, pero a mí me da igual estar aquí".
Somos unos extraños, pero Julio sabe de sobra con quién va a cenar esa noche. Está todavía a unos diez metros de mí y ya levanta la voz: "A ver. ¿Dónde está el periodista...? De entrada me sorprende su estatura. Tiene 71 años y con la edad ha ´encogido´, pero aun así me saca una cabeza. Me sorprende también su voz. En las entrevistas de los últimos años su voz suena ronca, pero aquí no. En persona Julio sigue teniendo ese tono de voz entre dulzón y pijo ´miamense´.
-"Perdonadme, pero es que estoy afónico", se excusa. El día antes pude escuchar el mensaje que Julio le dejó a mi intermediario en el buzón de voz y sonaba más cálido aún.
Desde el primer minuto Julio lo controla todo, hasta la posición en la que nos vamos a sentar. "Aquí a mi derecha, mi novia (bromea con su asistente personal). A mi izquierda, mis otras novias (tres coristas de Paraguay, Brasil y Rusia) Tú te vas a sentar enfrente de mí, que quiero verte los ojos cuando hablas", le dice a un íntimo amigo suyo. "Tú, bella. Ponte aquí cerca", le indica a la política con la que compartí el viaje. "Y los otros dos feos -por el cuarto invitado y por mí-, que se pongan por ahí lejos", nos dice con un guiño.
La cena consiste en una enorme mesa ya servida con langostas, gambas, nécoras y todo tipo de mariscos. A Julio Iglesias le apasiona comer marisco y beber vino y me lo deja claro desde el principio:
-"Vamos a pedir un buen vino, porque ya sabéis que me encanta el vino". Levanta la mano y le pide al camarero que le diga cuáles son sus mejores vinos, pero las referencias no le convencen: "No, no, no. Dime cuál es el mejor vino que tengáis. Quiero probar vinos buenos portugueses". El camarero descorcha una botella y le sirve en una copa ancha para que lo cate. Julio tapa la copa con la palma de la mano, lo agita y lo huele levantando un poco la mano, pero tuerce el gesto. Se lo lleva a la boca y trata de ser cortés sin poder disimular que no le ha gustado: "Es que este vino está caliente. ¿Sabes lo que vamos a hacer? Mira, vamos a beber Don Perignon".
Yo me permito el lujo de llevarle la contraria: rechazo el champán y pido que me sirvan el vino. Efectivamente, no es un tinto extraordinario (aunque seguramente sí muy caro), pero lo prefiero mil veces antes que el champán, por muy Don Perignon que sea. De hecho, al final de la cena Julio tira al monte y acaba recurriendo al vino de los demás. "Mira, te cojo tu copa porque como veo que no bebes...".
Ya que hablamos de vinos le pregunto que qué tal está funcionando la bodega de la que es accionista: Montecastro, en Ribera del Duero. "Pues nos hemos unido con Hacienda Monasterio y se está exportando sobre todo", responde y me cambia rápido de tema: "Pero dime una cosa, flaco. Cuéntame de fútbol". Charlamos unos segundos sobre la UDS, el Real Madrid, el despido de Ancelotti...Julio está cómodo y pasa de formalidades mientras come. Va seleccionado nécoras, las voltea se las acerca a la nariz y las huele fuertemente. "Esta es fresca", dice y se la sirve en el plato a quien tenga más cerca. Habla mientras come con total naturalidad y hace que los demás también se desinhiban.
De repente, no sé muy bien cómo, la conversación da un giro radical que me deja fuera de juego.Julio nos cuenta que está intentando vender su jet privado, y que las cifras que se barajan le parecen bajas porque "el avión está como nuevo".
-"Lo quiero cambiar por un modelo superior de Gulfstream porque a 45.000 pies se mueve y yo me cago vivo", y provoca la risa de todos.
-"Pues no es mal precio, porque en mi empresa se vendió uno por cinco millones menos, aunque era más viejo que el tuyo", le rebaten.
Yo estoy ´out´. La venta de jets privados no es mi tema fuerte de discusión. Me siento mucho más cómodo cuando Julio se pone chistoso, que es constantemente. Hace un gesto para pedir silencio y me pregunta: "Flaco, ¿tú sabes cómo hago yo el casting de las coristas?". Me termina de contar la broma (que la omito) en medio de las risas y levanta la mano para chocarme los cinco.
El cantante no desaprovecha ni la más mínima ocasión de hacer algún chascarrillo picantón y a sus 71 no ha perdido el ´toque´. Coquetea con las coristas, lanza piropos a todas las mujeres de la mesa, reparte una caricia, pide un beso, bromea: "Bonita, diles a esta gente, ¿a que no soy tan buen amante como se dice?". Entre broma y broma la sensación que me queda es que tiene algo con todas ellas, pero otras veces les dedica gestos realmente cariñosos y ya me entran las dudas: "Bueno, a lo mejor sólo son bromas".
Sobre sus próximos trabajos nos habla de "un disco de canciones mexicanas (a la venta en septiembre) que he grabado durante el último año y medio y que me ha destrozado la espalda" y un álbum de dúos con grandes artistas de habla inglesa, previsto para 2017.
Alguien le felicita por el concierto y él rebate: "¡Nooo! He cantado como el culo". En realidad no cantó mal. En absoluto. Lo que sucedió es que una fila de altavoces sonaba como un segundo más tarde que el resto y eso hizo que un lateral del pabellón comenzara a silbar en mitad de un tango. Julio no tenía ni idea de qué estaba pasando y sus técnicos no acertaban a decirle qué fallaba, así que ordenó parar la música y se arrancó a cantar Caruso casi a capella. "Cuando estás en el escenario delante de 20.000 personas y oyes silbidos, te preguntas ¿pero qué necesidad tengo yo de estar aquí con casi 72 años? Pero cantar es lo que mantiene vivo, y ahí está la experiencia para cantar Caruso, que es una canción que hace tiempo me sugirió Pavarotti y con la que el público suele venirse arriba". Efectivamente, Julio Iglesias puso en pie al público con un tema propio de tenores, pero que él ha sabido llevar a su terreno.
Llegan los postres y Julio pide un helado "para quitar el sabor del marisco". Cuando le sirven una enorme copa se lleva las manos a la cabeza: "¿Pero dónde vas, chico? Esto es muchísimo. Esta misma copa pártela en trocitos para que coman todos ellos".
Pasan las horas y el personal del restaurante aprovecha para acercarse a Julio y pedirle que le firmen varios discos de vinilo. "Fíjate qué pinta de maricón tenía aquí", me dice enseñándome la portada del disco de 1990 titulado ´Julio´. Los camareros le preguntan si le había gustado la cena y aprovecha para contarnos una anécdota que le pone tierno:
-"Cuando era niño iba con mi padre a los restaurantes y los encargados le preguntaban que si todo estaba de su gusto, mi padre les decía ´todo bien, todo bien´, pero cuando ya salía por la puerta, a veces se frenaba y decía: ´Todo bien... pero regular´". Se troncha al contarlo y añade: "Mi padre era un crack".
Son las cinco de la mañana cuando Julio da una fuerte palmada y se levanta de la mesa. No tiene intención de irse al hotel. Su avión le está esperando en el aeropuerto para llevarle a su casa de Marbella. "Voy a intentar venderla. Quiero quedarme con las casas de Miami, Punta Cana y pasar más tiempo en un barquito". La velada llega a su fin y no puedo permitir que Julio se marche sin hacerme una foto con él. Soy el primero en posar, pero cuando reviso el móvil la foto ha salido movida. Imperdonable. Le asalto de nuevo.
-"Julio, hay que repetirla que no me gusta cómo ha salido". Volvemos a posar, pero esta vez Julio me agarra la cara y me la lleva a su hombro para darme un abrazo casi fraternal mientras le dice a su gente: "Éstos son los que más me quieren".
Es junio, pero en la costa portuguesa hace mucho viento. Julio se protege con bufanda y guantes. Yo ni siento ni padezco. De camino al hotel envío algunos whatsapp con las fotos que me acabo de hacer y mi mejor amigo me responde: "No eres consciente de lo que acabas de conseguir". Todavía hoy casi ni me lo creo.

JULIO IGLESIAS HABLA SOBRE LA SITUACIÓN DE IKER CASILLAS

Un mito de la música, guardameta del Real Madrid en sus inicios,ha cargado duramente con la afición del blanca por el trato dado a Casillas en los últimos tres años del portero como portero blanco: «Es una vergüenza los silbidos que recibía este muchacho, una excelente persona, cuando pisaba el césped de su club. Esos silbidos se han escuchado en China, en América, en todo el mundo», comentó Julio Iglesias. El artista lamentó, además, el mal trago que ha tenido que pasar Íker todo este tiempo: «Lo que tenía que sufrir cuando llegaba a su casa... Le han hecho la vida imposible y es una injusticia, después de las jornadas de gloria que le ha dado a su equipo y al fútbol español».
Por último, Julio Iglesias lanzó un mensaje al madridismo, para evitarun nuevo caso Casillas en el futuro«Se le debe un enorme respeto y admiración por todo lo conseguido. Ahora Iker defenderá otro escudo y otra camiseta, por lo que el madridismo debe hacer piña en torno a los jugadores que forman parte de la plantilla para intentar conseguir los objetivos fijados para la temporada 2015-2016»

Con buena salud, Julio Iglesias prepara concierto en España

Julio Iglesias se encuentra bien de salud y está trabajando en su "estudio" de Miami, donde prepara su próximo concierto, que se celebrará el 5 de agosto en la localidad española de Marbella en el marco del Festival Starlite.
Fuentes próximas al cantante confirmaron que éste prepara su actuación en España, a la que seguirán, en septiembre y octubre, una serie de conciertos en México y Latinoamérica.
"Lo que habla la prensa no es verdad" , agregaron las fuentes en relación con lasinformaciones aparecidas en diversos medios, que aseguraban que el cantante se encontraba en Nueva York ingresado por un problema cardíaco.
Según otras fuentes de la casa de representación de Julio Iglesias , informaron que Iglesias, de 71 años, ni está internado en un hospital ni ha suspendido sus citas programadas.
Ya a principios de año también se rumoreó su retirada de los escenarios y él mismo dijo: "De retirarme, absolutamente nada. Voy a cantar más que nunca" .
Sí tuvo que cancelar por un problema cardíaco provocado por el estrés un concierto en Ekaterimburgo, en Rusia, en 2008, y también en 2004 en Kuala Lumpur, donde detuvo su gira por el sureste asiático para volver a España a recuperarse.
El cantante de "Hey" y "Soy un truhán, soy un señor" es el cantante en español más exitoso de todos los tiempos, con más de 300 millones de copias despachadas, y ha cantado en 14 idiomas.
Además, ha sido condecorado por la Medalla de oro al Mérito en las Bellas Artes en España, con la Legión de Honor en Francia y tiene su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

JULIO IGLESIAS NATACIÓN Y MASAJES PARA RECUPERARSE DE SU OPERACIÓN

Dos de la madrugada del 22 de septiembre de 1962. El verano acaricia suavemente su fin y Madrid despierta por fin del letargo estival. Julio Iglesias, acompañado por sus amigos más cercanos, se entrega a la noche para celebrar su 20 cumpleaños. El júbilo y la diversión pronto se tornan en tragedia. El coche en el que se desplazan se estrella contra unos arbustos en Majadahonda, al norte de la capital. Cinco horas después del accidente, Julio abre los ojos en el hospital Eloy Gonzalo; y según el parte médico, no podrá volver a caminar nunca. Su prometedora carrera como portero del Real Madrid se esfuma de golpe. Hasta entonces jugaba en la categoría juvenil del club. Pero en aquel momento sólo pesa el vivir. Para Julio «todos los días son como el gol de Iniesta en el Mundial, porque volvió a nacer después del accidente», recuerdan los que lo conocen bien.
Permaneció semiparalítico durante un año y medio. Sus probabilidades de caminar dependían de una constante y exigente terapia dirigida por Eladio Magdaleno, un enfermero que sin proponérselo se convirtió en el primer eslabón de una carrera musical sin precedente en nuestro país.Eladio le había regalado una guitarra a Julio para que ejercitara sus dedos y fuera recuperando poco a poco la movilidad. Ese instrumento de seis cuerdas se convierte en su fiel acompañante, en una válvula de escape ante los recuerdos del accidente. Sentado en la cama del hospital compone «La vida sigue igual», inspirada en los pacientes de su alrededor. En el silencio de los que morían y en el llanto de los recién nacidos que saludaban la vida.
Su padre, Julio Iglesias Puga, ya por entonces un reputado ginecólogo, cerró su clínica para dedicarse en cuerpo y alma a la recuperación de su hijo. Los pronósticos de sus compañeros médicos no eran muy esperanzadores, pero padre e hijo protagonizan una gran historia de superación. «No te he traído a la vida para que te quedes en una silla de ruedas», le espetaba una y otra vez su progenitor. Julio le plantó cara a la adversidad, y buena cuenta de ello da el papel pintado que cubre las paredes de su casa, adonde regresa tras recibir el alta. Día sí día también, aparece lleno de arañazos. Estas marcas reflejan todas las veces que el madrileño intentó ponerse de pie.
El éxito de Julio en la música no puede entenderse sin este accidente. Las secuelas no le abandonaron nunca, pero él siempre supo anteponerse. Su lesión en la columna vertebral le ha provocado numerosas dolencias de espalda a lo largo de su vida. «Sus huesos no envejecen igual que los de una persona que no ha sufrido un accidente», explican desde su círculo íntimo.

La recuperación

Cincuenta y dos años después de aquella fatídica noche, hace dos semanas fue sometido a una intervención médica en la parte lumbar de la espalda, como parte de un chequeo rutinario en el hospital Monte Sinaí de Nueva York. Allí lo trata el cardiólogo español Valentín Fuster, afincado desde el 94 en la Gran Manzana, y con el que mantiene una excelente amistad. En ningún caso ha sufrido un problema cardíaco, tal y como informaron algunos medios, desatando la alarma sobre su estado de salud.
Actualmente se encuentra descansando en su casa de Miami, en Indian Creek, recuperándose de la operación. Julio practica natación a diario, una rutina que heredó de su padre, y con frecuencia recibe terapia de un masajista. El eterno «truhán» de la música española reanudará su actividad tras el reposo que debe guardar, recomendado por los doctores. Del 20 al 23 de julio estará en Marbella para promocionar su primer disco en español en los últimos trece años y atender a los medios. Un trabajo cuyas letras homenajean a México. Y unos días más tarde, el 5 de agosto, regresará a Marbella para ofrecer un concierto en el marco del Festival Starlite.
El próximo septiembre Julio cumplirá 72 años, pero a él no le abruman las cifras. Ha lanzado ochenta discos en catorce idiomas, de los que ha vendido mas de 300 millones de copias y por los que ha obtenido numerosos premios. Sus temas cargados de romanticismo, su elegante manera de moverse en el escenario, la mano siempre en el pecho, lo han convertido en un mito viviente. Sus fans le siguen aclamando como el primer día. La vida sigue igual.

1 jul. 2015

PRECIOS ENTRADAS JULIO IGLESIAS STARLITE 2015


COMUNICADO DE PRENSA DE JULIO IGLESIAS


Julio Iglesias, operado de un problema en la espalda

El cantante español Julio Iglesias ha tenido que ser operado por un problema en "la parte lumbar" de la espalda lo que obligará a permanecer "en reposo", ha informado esta mañana en un escueto comunicado su discográfica en España.
"La semana pasada , Julio Iglesias tuvo una pequeña intervención médica en la parte lumbar de la espalda, como parte de un chequeo rutinario en Nueva York. Julio Iglesias volverá a todas sus actividades tras el reposo que debe guardar recomendado por los doctores", señala en un solo párrafo, en inglés y español, Sony Music.
El comunicado de la discográfica se emitía después de que este martes LOC desvelase que el cantante estuvo hace unos días en la consulta del cardiólogo Valentín Fuster en el hospital Mount Sinai de Nueva York.
El artista, nacido el 23 de septiembre de 1943 en Madrid, tuvo un accidente de coche, el 22 de septiembre de 1963, en el que sufrió varias fracturas en las piernas y una lesión en la columna vertebral, que le dejaron semiparalítico durante año y medio.
Fue en el hospital donde Iglesias, que hasta entonces tenía una prometedora carrera en el fútbol, aprendió a tocar la guitarra, regalo de un enfermero, y empezó a componer canciones, una etapa que se refleja en la película 'La vida sigue igual'.

29 may. 2015

Julio Iglesias comparte escenario con su hijo Julio José

Desde hace dos semanas, Julio J. Iglesias Preysler canta en el mismo escenario que su padre, el incombustible Julio Iglesias.Julio hijo acompañará a Julio padre en toda su gira europea, y ya ha cantado con él en Sofía y en Ciuj, una ciudad de Rumanía.
El próximo sábado, padre e hijo unirán sus voces de nuevo en el MEO Arena de Lisboa, donde se han vendido las 15.000 entradas del aforo. Le seguirán Francia y Suecia.
El repertorio en solitario de Julio (José, aunque detesta que le llamen por su nombre completo) va desde Sting a Michael Buble o Stevie Wonder. El tema que suele interpretar junto a su padre es un antiguo éxito que Julio cantaba junto al mítico Willi Nelson: "To all the girls I've loved before".

A la sombra de su hermano

Hasta ahora, Julio Junior no acababa de decantarse por completo por la música. Consciente de que su carrera nada tenía que ver con la de su hermano Enrique, se dedicaba a cantar esporádicamente, participaba en 'realities' y series de televisión en Estados Unidos y aceptaba también promociones publicitarias solo o junto a su esposa, la modelo belga Charisse Verhaert.
Hace tres años interpretó un tema en un concierto de su padre en Miami, pero la experiencia no pasó de esa noche. Ahora , este apoyo decidido y firme de Julio senior a la carrera musical de su hijo puede cambiar por completo su suerte profesional.
Julio Iglesias sigue siendo uno de las grandes estrellas de la música pop en todo el mundo y compartir escenario con él es apostar por un futuro de éxito.
También se puede interpretar como la ofensiva musical de los dos Julio contra Enrique, que siempre ha volado en solitario y apenas tiene trato con su padre.

20 may. 2015

!!!! FELIZ CUMPLEAÑOS LARISSA VILLALBA !!!! !!!! HAPPY BIRTHDAY !!!


VIDEO JULIO IGLESIAS , DOCTOR HONORIS CAUSA EN BOSTON

!!!!! FELIZ CUMPLEAÑOS ANASTASIYA !!!!!!! !!!!! HAPPY BIRTHDAY !!!!!


Julio Iglesias, doctor 'honoris causa' por la universidad de Berklee

Julio Iglesias recibió el doctorado 'honoris causa' de la universidad de Berklee el pasado sábado en Boston. "Este sentimiento de apertura, de lo global que todos vosotros lleváis dentro ayudará a traer la paz en el mundo", dijo el cantante español más internacional de todos los tiempos.

Duke Ellington fue el primero en recibirlo en 1971. Luego lo recogieron otros del nivel de Aretha Franklin, Dizzy Gillespie, Quincy Jones, Smokey Robinson, Steven Tyler, Annie Lennox, Carole King o Willie Nelson. Con acento latino, los antecedentes son Alejandro Sanz, Juan Luis Guerra, Plácido Domingo o el desaparecido Paco de Lucía. No podía faltar nuestro cantante más internacional: Julio Iglesias fue nombrado doctor 'honoris Causa' por la Universidad de Berklee, en Boston el pasado sábado durante la ceremonia de graduación del centro universitario.

Ataviado con toga y birrete como un estudiante más, junto a 900 jóvenes de 62 países, Julio se emocionó al recibir este galardón, que le fue entregado como reconocimiento a sus logros e influencias en la música, así como por sus contribuciones a la cultura estadounidense e internacional.

Con más de 300 millones de discos vendidos a lo largo de sus cinco décadas de carrera, se mostró muy emocionado y dijo: "Lo más bonito que me ha pasado en mi vida como artista es este reconocimiento de Berklee". Iglesias alabó también el sentido global de la música, en una institución en la que estudian 4300 alumnos, de los cuales un 35-40% son extranjeros, de 62 países diferentes..

Julio recibió el Honoris Causa ante la orgullosa mirada de su mujer Miranda y sus cinco hijos pequeños: Miguel, Rodrigo, las gemelas Victoria y Cristina, y Guillermo.
Junto a Julio Iglesias, recibieron el 'honoris causa' el director ejecutivo de Sony Doug Morris, la cantante Dee Dee Bridgewater y el músico Harvey Mason.
Julio Iglesias ha sido premiado con los galardones más importantes a lo largo de su medio siglo de carrera: los Grammy, Grammy Latino, World Music Award o Billboard, además de ser condecorado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de España.
En 1983 se convirtió en el cantante que vendió más discos en más lenguas diferentes de la historia, y en 2013 pasó a ser el cantante latino con más ventas.


Julio Iglesias, doctor "honoris causa" por Berklee

El accidente de coche que sufrió Julio Iglesias en 1962, a punto de cumplir 19 años, no solo frustró una incipiente carrera futbolística comoportero del Real Madrid. También interrumpió sus estudios de Derecho, en los que se embarcó con la ambición de convertirse endiplomático. En su convalecencia se cruzó una guitarra y la carrera musical meteórica le dejó una asignatura colgada de la carrera. Se licenció por fin en 2001, después de un examen tomado por secreto en la Universidad Complutense.
Ayer, en una universidad a miles de kilómetros de distancia, logró un reconocimiento académico mucho mayor. El Berklee College of Music, en Boston, es el centro universitario para el estudio de música contemporánea más importante del mundo. Por sus clases han pasado grandes de la música como Quincy Jones, Steve Vai, Juan Luis Guerra, Pat Metheny, Diana Krall, Aimee Mann, Melissa Etheridge o Al di Meola. La ceremonia de graduación de la promoción de cada año sirve también para seleccionar a un distinguido grupo de personalidades de la música como doctores «honoris causa». En esta ocasión, Julio Iglesias fue uno de los que tuvo que ponerse el birrete y la toga, rodeado de veinteñaeros recién licenciados, para recibir esta condecoración.
Berklee reconoció al cantante español como «la figura más celebrada de la historia de la música latina y uno de los diez artistas más exitosos del mundo, con más de 300 millones de discos vendidos en una carrera que se ha alargado durante cinco décadas».
Junto a Iglesias, se concedió el doctorado honorífico a otras tres figuras prominentes: Doug Morris, consejero delegado de Sony Music Entertainment, y una de las voces más influyentes en el negocio discográfico, en el que también ha dirigido los pasos de los sellos Universar y Warner; Harvey Mason, uno de los percusionistas más importantes de las últimas décadas; y Dee Dee Bridgewater, un icono del jazz en EE.UU.
El cantante se une así al prestigioso grupo de personas que han recibido esta distinción de Berklee, que se ha convertido en un «Hall of Fame» de la música alternativo. La primera en recibirlo fue Aretha Franklin, en 1971, y luego se pusieron la toga figuras como Dizzy Gillespie, Jimmy Page, David Bowie Juan Luis Guerra. Iglesias no es el primer español en recibirlo; antes lo lograron Plácido Domingo y el desaparecido Paco de Lucía.
Berklee, que tiene un campus en Valencia, es además una institución cercana a la familia Iglesias. El hijo mayor de Julio, Enrique, cuya popularidad como cantante rivaliza con la de su padre, es elpatrocinador de un programa de becas, que lleva su nombre, con el que se financia a jóvenes con talento que no pueden permitirse el coste de la matrícula.
Hasta en el improbable terreno universitario parecen competir Julio y Enrique. Por el momento, al hijo le queda camino -discográfico, y ahora también académico- para superar al padre.

16 abr. 2015

Julio Iglesias recibirá un diploma honorífico de la Berklee College of Music

Julio Iglesias recibirá el próximo 9 de mayo un diploma honorífico de doctor en música por parte de la prestigiosa Berklee College of Music de Boston (EE.UU.), según ha anunciado hoy la discográfica del artista.

El intérprete de "Hey!", al igual que el resto de los distinguidos de este año, entre los que se encuentran la cantante Dee Dee Bridgewater y el baterista Harvey Manson, recibirá esta distinción "por sus logros y su influencia en la música, así como por su constante aportación al desarrollo de la cultura americana e internacional".

Se unirá así a Paco de Lucía y Plácido Domingo en la nómina de españoles que han recibido este galardón, así como a un importante número de artistas internacionales entre los que se encuentran Duke Ellington (el primero, en 1971), Aretha Franklin, Dizzy Gillespie, Quincy Jones, Jimmy Page, Steven Tyler, Loretta Lynn, David Bowie, Juan Luis Guerra, Annie Lennox, Carole King y Willie Nelson.

Con casi 50 años de carrera y más de 300 millones de copias vendidas de sus álbumes, Iglesias es el artista latino que más discos ha vendido en el mundo y uno de los 10 artistas internacionales que más éxito comercial ha disfrutado.

La entrega de los diplomas se realizará coincidiendo con la ceremonia de graduación de los estudiantes de la actual promoción de la Berklee College of Music, que es, con 70 años de existencia, la universidad privada de música más grande del mundo. Desde 2005 cuenta con un campus en Valencia.

La noticia de este galardón llega el mismo día en el que el festival Starlite de Marbella (Málaga) ha anunciado que Iglesias cerrará su cartel de 2005 con un concierto el próximo 5 de agosto.

Starlite cierra su cartel con Julio Iglesias

Julio Iglesias completan el cartel de estrellas de Starlite 2015 con Enrique Iglesias, Lenny Kravitz, Alejandro Sanz, Andrea Bocelli, Laura Pausini y Plácido Domingo, entre otros grandes artistas.
Starlite cierra por todo lo alto su cartel 2015 con una nueva estrella en su firmamento de grandes artistas. El próximo 5 de agosto se subirá al escenario de la cantera de Marbella Julio Iglesias, el único artista que ha estado en todas las ediciones. El artista español más internacional, ganador de su segundo record Guinness en 2013 por ser el artista latino que más discos ha vendido en el mundo, actuará ante un público que en todos sus anteriores conciertos ha agotado las entradas. Fiel a su cita con StarliteJulio Iglesias no ha querido faltar a una sola edición desde que el festival vio la luz en 2012 y es que, como él mismo dice: "Siempre es un honor volver a Starlite. Estoy encantado de actuar allí. Es un auditorio de primera categoría en Europa".
A lo largo de 47 años de impecable y prolífica carrera, Julio Iglesias se ha ganado a pulso la admiración y el respeto tanto del público como de la crítica. Ha editado 80 discos en catorce idiomas, de los que ha vendido más de 300 millones de copias y ha obtenido numerosos premios, entre los que se encuentran unGrammy, un Grammy Latino, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, 2.600 Discos de Platino y Oro, un American Music Award, el galardón como Primer y más Popular Artista Internacional en China o un prestigioso ASCAP PiedPiper, entre otros reconocimientos que le avalan como uno de los artistas más grandes de todos los tiempos. Recientemente, ha sido nombrado Hijo Predilecto de Madrid por su "brillante y meritoria carrera artística reconocida internacionalmente", así como por su condición de "madrileño y español universal".
Julio Iglesias ha hecho giras por todo el mundo y ha actuado ante miles de fans de países como Estados Unidos, China, Japón, Australia, México o Qatar, pasando por El Líbano, Noruega, Países Bajos, Israel, Sudáfrica o Emiratos Árabes Unidos, entre muchos otros y sigue encontrando en Starlite ese escenario mágico al que le gusta volver.
Además de una indiscutible estrella internacional, Julio Iglesias es un visionario que reconoció las posibilidades de un emplazamiento único como es la cantera de Marbella, un anfiteatro de roca al aire libre con una acústica perfecta que, gracias a Starlite y al impulso de sus creadores,Sandra García-Sanjuán e Ignacio Maluquer, se ha convertido en el escenario preferido de las estrellas internacionales.

9 abr. 2015

Julio Iglesias Júnior actuará junto a su padre en un concierto en Lisboa

El cantante Julio Iglesias y su hijo mayor compartirán escenario en Lisboa el próximo 30 de mayo, según anunció este martes la promotora del concierto en la capital lusa, dentro de la gira mundial que realizará el patriarca de la familia en 2015.


Julio Iglesias Júnior actuará durante la primera parte del espectáculo, de acuerdo con estas mismas fuentes, en el que será su debut musical en suelo portugués.
El concierto, que tendrá lugar en el pabellón Meo Arena, juntará así frente al público a padre e hijo, de 71 y 42 años, respectivamente.


Julio Iglesias es uno de los artistas españoles más reconocidos internacionalmente y cuenta con una legión de seguidores también en Portugal, donde ofreció su última actuación en julio de 2013 exactamente en el mismo recinto.

La gira mundial programada para este año pasará por países como Bulgaria, Egipto, Estados Unidos, Rumanía, Rusia o Suecia, entre otros, y en ella repasará algunos de sus grandes éxitos cosechados a lo largo de sus 45 años de carrera.

Las entradas para su nuevo espectáculo en Lisboa ya están a la venta con precios que oscilan entre los 35 y los 120 euros (de 37,9 a 130 dólares).

Su hijo primogénito, por su parte, ha sido cantante, modelo, actor y presentador y se encuentra ahora nuevamente centrado en su carrera musical.
El Meo Arena, situado en la moderna zona este de Lisboa, tiene capacidad para 12.500 espectadores sentados y otros 7.500 de pie.

Lisboa recibirá a Julio Iglesias y a su hijo mayor en mayo

Lisboa, 7 abr (PL) La capital portuguesa recibirá el 30 de mayo próximo al cantante español Julio Iglesias y a su hijo de igual nombre, según anunciaron hoy los promotores del concierto.

Julio Iglesias (padre), de 71 años, en la actualidad está promoviendo su música a través de una gira internacional junto a su primogénito y el Pabellón Meo Arena de Lisboa será su próxima parada musical.

Por su parte Julio Iglesias Júnior, de 42, amenizará la primera parte del espectáculo, un hecho que consiste en su debut oficial en el ámbito musical en territorio portugués.

Todo lo contrario de su padre, que cuenta con varios miles de aficionados en Portugal, donde se ha presentado con asiduidad y cuya última actuación en suelo luso data de julio de 2013, en el mismo lugar que lo hará el 30 de mayo.

Dicha gira mundial está destinada a celebrar los 45 años de carrera de Julio Iglesias y le llevará a presentarse en países como Bulgaria, Egipto, Estados Unidos, Rumanía, Rusia o Suecia, entre otros.

Julio Iglesias Júnior le canta a Lisboa

El próximo 30 de mayo Julio Iglesias y su hijo mayor,  darán un espectáculo a la capital del país luso, según lo anunciado por la promotora el día de hoy, formando parte de la gira mundial que realizará el respetado artista en 2015.
El concierto,  tendrá lugar en el pabellón Meo Arena, juntará así frente al público a padre e hijo, de 71 y 42 años, respectivamente.  Las entradas para el evento  ya están a la venta con precios que oscilan entre los 35 y los 120 euros (de 37,9 a 130 dólares).
La gira mundial programada para este año pasará por países como Bulgaria, Egipto, Estados Unidos, Rumanía, Rusia o Suecia, entre otros, y en ella repasará algunos de sus grandes éxitos cosechados a lo largo de sus 45 años de carrera.
Julio Iglesias Junior hará su debut en suelo portugués, y el mismo hará acto de presencia en la primera parte del espectáculo. 

18 mar. 2015

Julio Iglesias actuará, por cuarta vez, en Egipto

Julio Iglesias regresa a la tierra de las faraones. Cuatro años después de su último concierto, ante las majestuosas pirámides de Giza, el cantante español más universal se rencuentra este miércoles con su legión de admiradores egipcios. En esta ocasión el concierto tendrá como escenario un exclusivo centro comercial de las afueras de El Cairo, inaugurado recientemente.
A sus 71 años, Iglesias tratará de seducir con sus temas de siempre. "La vida sigue igual", "De niña a mujer", "Me olvidé de vivir" o "Manuela" serán parte del repertorio que escuchará un público selecto, con un bolsillo capaz de desembolsar las entre 500 y 1000 libras egipcias -entre los 60 y los 120 euros- que cuestan las entradas. Procedente de Estambul, donde actuó el pasado sábado, el madrileño aterrizó este lunes en El Cairo.
El artista fue recibido en el aeropuerto de la capital egipcia por los promotores del concierto, la compañía inmobiliaria que regenta Porto Cairo Mall, el centro comercial donde Iglesias cantará a partir de las ocho de la tarde de este miércoles. La empresa pertenece al magnate Mansur Amer y organiza desde hace meses conciertos de estrellas internacionales para reanimar el castigado sector turístico.
El equipo del cantante ha asegurado a LOC que será la cuarta vez que Iglesias -el artista latino que más discos ha vendido de la historia- pise un escenario del país árabe. Se estrenó en 1980 -su década prodigiosa en Egipto- y regresó un año después por invitación del entonces presidente Anuar al Sadat, con quien mantuvo cierta amistad.
En aquella ocasión sus letras resonaron en la meseta de Giza, con las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos al fondo y con la Gran Esfinge como guardián. Una instantánea inolvidable con la que se reconcilió Iglesias en octubre de 2010. "Las pirámides tienen una energía natural increíble", confesó aquella vez en una entrevista a la agencia Efe en la que recordó además que fue el segundo músico internacional en cantar al pie de la última de las siete maravillas del mundo antiguo tras Frank Sinatra. "Solo invitaban a artistas que se llevaran bien con la Esfinge y tuvieran una música no muy fuerte", agrega.

Las egipcias, rendidas a los Iglesias

Ahora quien reconoció entonces ser "un viejo zorro" regala a su fans egipcios una nueva oportunidad de verle en directo dentro una gira mundial en la que Rumanía será su siguiente parada. En 2010 unas dos mil asistieron a su concierto tras degustar un menú con langostino del mar rojo , salmón ahumado y lomo de ternera.
Fiel a sus señas de identidad, Iglesias lució mano en el pecho, flirteó con algunas bailarinas y compartió recuerdos. "Uno de mis mejores recuerdos está en Egipto", admitió quien ha vendido más de 300 millones de discos y ha ofrecido más de 5.000 conciertos en 600 ciudades del mundo. Incombustible, el español admitió que "todo lo que es físico en mi vida está en un período de vuelta". "No subo las escaleras como las subía a los 30 años y no recorro el escenario con aquella fuerza física, pero sí con más emoción", agregó.
Julio no es el único de su clan que embruja a las egipcias. Su hijo Enrique despierta furor entre las adolescentes. Su música se escucha hasta en el rincón más insospechado. El pasado 9 de agosto actuó en Golf Porto Marina, una pomposa zona residencial enclavada en la costa mediterránea. "Estoy impaciente por presentar mi nuevo álbum en Egipto. Es el lugar perfecto para dejar que el lenguaje universal de la música ayude a la gente a que se una por la paz y la prosperidad y comparta la alegría del momento", declaró entonces.

11 mar. 2015

Julio Iglesias ayudó a Bono a que EE.UU. le recibiera tras salir de Irak

Donald Rumsfeld despidió a José Bono con un apretón de manos no a pie de escalera del Pentágono, sino al borde del coche oficial que esperaba al entonces ministro de Defensa español. Luego le dijo adiós con la mano largo rato, hasta que la comitiva visitante se perdió de vista. Lo sabemos muy bien quienes estábamos allí asombrados ante el ataque de afecto del norteamericano. Era mayo de 2005 y en aquel momento supuso nada más y nada menos que el inicio de la descongelación de relaciones entre los dos aliados tras el quebranto por la retirada de las tropas españolas de Irak en 2oo4 y el intento de venta de aviones y patrulleras no artillados a Venezuela. Lo que se revela ahora es que aquel encuentro clave fue facilitado por Julio Iglesias.
Lo cuenta José Bono en su útimo libro, en el que publica un extracto de los diarios que fue escribiendo durante su etapa como titular de Defensa. «De la tragedia del 11-M al desafío independentista catalán» es el subtítulo del volumen, en el que el exministro relata que, desesperado por las suscesivas negativas de Rumsfeld a recibirle, acabó recurriendo al cantante afincado en Miami, --«con muy buenas relaciones con la Casa Blanca», dice-- al que no conocía personalmente.
«Como buen patriota te ruego que ayudes a España en sus relaciones con los norteamericanos», pidió Bono a Julio Iglesias, que de inmediatohabló con el jefe de la diplomacia de EE.UU, Henry Kissinger, y el modisto Óscar de la Renta, quien a su vez contactó con Rumsfeld. El viaje oficial quedó arreglado en cosa de horas, junto con el anuncio de la Embajada norteamericana en Madrid al entonces ministro de que la visita sería un gran éxito. En cumplimiento de aquello, Bono fue tratado allí como autoridad máxima, saludado con grandes honores a lo largo de todo el programa, conducido en limousina por Manhattan y con homenaje a España incluido en uno de grandes portaaeronaves que protagonizaban las misiones navales en Afganistán.

Zapatero y la foto con Bush

De meses anteriores es la anécdota, también reflejada en el libro, de como Zapatero se empeñó en conocer a Bush padre aprovechando su presencia en una finca de caza en Albacete en 2003, aunque no fue posible puesto que el Bush junior y presidente de EE.UU nunca autorizó semejante encuentro. Muchos meses después, en junio de 2004, Zapatero sí logró un deseo personal, que era conseguir una foto con su homólogo norteamericano. Para ello, el propio Bono se atrevió a entrar una cámara no permitidaa una cumbre de la OTAN celebrada en Estambul. La imagen consta en el libro.